Acreedor

Acreedor

Comprender el funcionamiento de las relaciones financieras con los acreedores es clave para tomar decisiones correctas y desarrollar habilidades en la gestión del capital de una empresa. 

En el siguiente artículo encontrarás la definición de acreedor, aprenderás la diferencia entre acreedor y proveedor, conocerás los tipos de acreedores y cómo se contabilizan. También te dejaremos ejemplos para comprender mejor este concepto. 

¿Qué es un acreedor en contabilidad?

En contabilidad, un acreedor es una persona o entidad a la que se le debe dinero. Esta puede ser alguien que ha prestado ese dinero o ha vendido bienes o servicios a crédito y todavía no ha recibido el pago correspondiente.

En términos contables, el acreedor se registra en el pasivo del balance de la empresa, porque representa una obligación pendiente de pago.

Los acreedores pueden ser proveedores, instituciones financieras, empleados, entre otros. Una empresa debe llevar un registro de todos sus acreedores y el monto de la deuda que ha adquirido y tiene con cada uno de ellos. De igual manera, debe tener establecido un plan de pagos para saldar las deudas, atendiendo a los términos y condiciones acordados.

Para una empresa es importante llevar un control de pagos a sus acreedores, ya que de esta manera se evitan retrasos y consecuencias legales. Esto sin contar que hacer los pagos a tiempo influye en la buena reputación del negocio y en las relaciones comerciales positivas.

Si una empresa no cuenta con acreedores, se le dificulta su desarrollo y su crecimiento, debido a que tendrá limitada su capacidad para invertir en nuevos proyectos y puede conducirla a la falta de liquidez. 

Por lo mismo, es importante que las empresas:

  • Tengan relaciones sólidas y confiables con sus acreedores. 
  • Mantengan un control adecuado de sus obligaciones de pago.
  • Establezcan planes de pago adecuados para evadir las consecuencias legales.

En la historia económica, el surgimiento del capitalismo y el aumento de la producción en masa llevaron a la creación de grandes empresas que requerían de financiamiento para funcionar. Fue así como surgieron las instituciones financieras y la figura de acreedor se hizo relevante.

En la actualidad, los acreedores siguen siendo esenciales para el funcionamiento de las empresas. Esto porque proveen el capital necesario para llevar a cabo proyectos que permiten su expansión. 

Así, para una nueva empresa un acreedor es crucial para iniciar su operaciones; por su lado, una empresa establecida adquiere de los acreedores el capital necesario para mantenerse y mejorar sus operaciones.

Diferencia entre acreedores y proveedores

Existe una diferencia entre acreedores y proveedores. Esta radica en la naturaleza de la deuda. Veamos:

Un  proveedor es la persona o entidad que ha suministrado bienes o servicios directamente relacionados con la actividad principal de la empresa, como materias primas, productos terminados o de logística.

Por su lado, el acreedor es alguien a quien se le adeuda una cantidad de dinero por cualquier motivo, prestamos, servicios públicos, nómina, etc.

En ese orden de ideas, un proveedor puede ser un acreedor si la empresa a la que ha suministrado bienes o servicios aún no ha pagado la factura que corresponde a esa transacción. 

Por lo tanto, la diferencia entre ambos términos no es excluyente, sino que se refieren a diferentes tipos de deuda. Un proveedor es un tipo de acreedor que ha suministrado bienes o servicios a la empresa y están pendientes de pago.

No obstante, no todos los acreedores son proveedores, dado que pueden ser diversas las razones por las cuales una empresa tiene deudas, como préstamos bancarios o deudas fiscales, por poner algunos ejemplos de obligaciones que no tienen relación directa con la actividad principal de la empresa.

Tipos de acreedores

Conocer los tipos de acreedores le permite a una empresa planificar de manera adecuada el flujo de caja y cumplir con las obligaciones dentro del tiempo y la forma estipulada. 

Dicho esto, podemos decir que los tipos de acreedores se clasifican en dos categorías: a corto plazo y a largo plazo:

  • Acreedores a corto plazo: los acreedores a corto plazo son aquellos que requieren el pago con un término de vencimiento a un año o menos, como proveedores, salarios, impuestos y préstamos a corto plazo.


  • Acreedores a largo plazo: por su lado, los acreedores a largo plazo son aquellos cuyo vencimiento de la deuda se extiende a más de un año. Ejemplos de acreencias a largo plazo son las deudas por préstamos a largo plazo, bonos y pensiones.

Contabilización de los acreedores

La contabilización de los acreedores es un aspecto fundamental de la gestión financiera de una empresa, debido a que su registro es esencial para mantener una buena relación comercial y evitar problemas financieros. 

A continuación, se abordarán los diferentes aspectos de la contabilización de los acreedores, incluyendo el registro de los créditos, la contabilización de los intereses, el tratamiento de los descuentos y la contabilización de los pagos.

Registro de los créditos

El registro de los créditos corresponde al primer paso en la contabilización de los acreedores. Cuando una empresa adquiere un bien o servicio a crédito, tiene la obligación de registrar la deuda en su sistema contable. 

Esto se realiza a través de un asiento contable que reconoce el crédito como una obligación pendiente de pago y a su vez lo registra en el pasivo de la empresa. Cuando una empresa lleva el registro detallado de todos sus acreedores y el monto de la deuda con cada uno de ellos, evita retrasos en los pagos y se aísla de consecuencias legales.

Contabilización de los intereses

La contabilización de los intereses es otro aspecto de relevancia en la gestión de los acreedores. Los intereses hacen referencia a la cantidad de dinero que se debe pagar al acreedor por el préstamo de dinero o la adquisición de bienes o servicios adquiridos a crédito.

La empresa calcula los intereses adeudados y los registra en su sistema contable, a través de un asiento contable que reconoce el interés como un gasto financiero y lo incluye en el estado de resultados de la empresa.

Tratamiento de los descuentos

Otro aspecto importante en la contabilización de los acreedores es el tratamiento de los descuentos. Algunos acreedores ofrecen descuentos por pronto pago o por comprar grandes cantidades. 

Si la empresa compra bajo las condiciones que implican una ventaja por los descuentos, se deben contabilizar en el sistema contable, a través de un asiento que reconoce el descuento como un ingreso y se incluye en el estado de resultados de la empresa.

Contabilización de los pagos

Finalmente, la contabilización de los pagos es el último paso en la gestión de los acreedores. Las empresas deben establecer un plan de pagos para saldar la deuda de acuerdo a los términos y condiciones acordados con el acreedor. 

Una vez realizado el pago, se registra en el sistema contable a través de una asiento que reconoce el pago como una reducción en la deuda pendiente. De igual manera, se registra en el estado de resultados de la empresa.

Ejemplos de acreedores

Como podemos deducir hasta el momento, la contabilización adecuada de los acreedores mantiene la buena salud financiera de la empresa y le evita problemas financieros y legales a corto plazo. 

Sin embargo, y con el fin de ilustrar mejor este concepto, a continuación se presentan tres ejemplos prácticos de cómo los acreedores afectan la contabilidad de una empresa:

  1. Una pequeña tienda de abarrotes llamada “La Economía” se encuentra en problemas financieros y decide solicitar un préstamo al banco por una valor de $10.000.  Dicho préstamo se registra en la contabilidad de la empresa como una obligación con un acreedor, con un plazo para el pago de dos años y una tasa de interés anual del 10%. 

“La Economía” debe asegurarse de cumplir con la obligación, pagando mensualmente y registrando el pago de los intereses acumulados para evitar problemas financieros a largo plazo. 

  1. Una empresa de construcción denominada “Construcciones del Norte” compra materiales para la construcción a crédito por un valor total de $50.000. La empresa tiene un plazo para el pago de 60 días y recibe un descuento del 5 %  si realiza el pago en los primeros 30 días.

Si la empresa toma la decisión de realizar el pago en los primeros 30 días, el descuento se registra en la contabilidad como una reducción en el costo de los materiales. Si paga después, la empresa debe pagar el monto total sin ese descuento.

  1. Un empleado de una empresa de tecnología llamada “TechWorld” solicita un anticipo de su salario por un valor de $2.000 debido a problemas en sus finanzas personales. La empresa acuerda otorgar el anticipo, el cual se registra como una obligación con el empleado acreedor en la contabilidad.

La empresa debe asegurarse de que se cumpla el pago dentro del plazo acordado y registrar los interés acumulados si fue acordada alguna tasa de interés.

Cuentas de naturaleza acreedora

Las cuentas de naturaleza acreedora son aquellas que representan una obligación de la empresa frente a un tercero. Lo que significa que la empresa es deudora mientras la otra persona es acreedora. Estas cuentas se registran en el pasivo del balance general y reflejan las deudas pendientes de pago a corto, mediano o largo plazo.

Algunos ejemplos de cuentas de naturaleza acreedora incluyen, entre otros:

  • Cuentas por pagar.
  • Préstamos bancarios.  
  • Obligaciones fiscales.
  • Obligaciones laborales.

Llevar un control adecuado de estas cuentas asegura el cumplimiento de las obligaciones y evita atrasos en los pagos que puedan afectar la buena imagen de la empresa, así como su estabilidad financiera.

Si no se lleva un control adecuado de las cuentas de naturaleza acreedora, las consecuencias para la empresa pueden surgir como retrasos en los pagos, lo que implica intereses moratorios, penalización y afectar el buen nombre de la misma. De igual manera, pueden surgir consecuencias legales por el incumplimiento de los términos y condiciones del contrato.

En cambio, si se lleva un control adecuado de las cuentas de naturaleza acreedora de la empresa, esta se beneficia de diferentes maneras como:

  • Tener una mayor planificación del flujo de caja: lo que le permite aumentar su capacidad de pago y evitar retrasos en estos.

  • Mejorar su relación con los acreedores: lo que le puede generar beneficios a largo plazo, como la obtención de mejores condiciones de crédito o descuentos.

  • Aumentar la reputación de la empresa en el mercado: pagar a tiempo influye en que el nombre de la empresa se posicione de manera positiva, lo que facilitará nuevos acuerdos con nuevos acreedores.

¿Cómo influyen los acreedores en el balance general de una empresa?

Los acreedores afectan el balance general de una empresa porque representan una obligación pendiente de pago en el pasivo. Si una empresa tiene muchas deudas con sus acreedores, su pasivo total se verá incrementado, lo que puede afectar su solvencia y estabilidad financiera.

Por otro lado, si la empresa tiene una buena gestión de sus acreedores, tales como establecer planes de pago y cumplirlos, puede mantener una reputación y relaciones comerciales positivas.

Visto así, si una empresa cuenta con una gran cantidad de acreedores, esto puede afectar negativamente su posición financiera. Por ejemplo, si la empresa A tiene una deuda de $10.000 con el proveedor B, esa deuda se registrará en el pasivo del balance general de la empresa A. 

Si la empresa A tienen muchas deudas pendientes de pago, esto aumentará su pasivo total, lo que puede indicar una reducción de su capacidad para obtener financiamiento adicional.

¿Cómo gestionar adecuadamente a los acreedores?

Gestionar adecuadamente a los acreedores mantiene una buena relación con aquellas personas naturales o jurídicas que han otorgado créditos, préstamos o suministrado bienes o servicios a tu empresa. De igual manera, te evita problemas financieros a futuro.

A continuación, te presentamos un paso a paso para llevar a cabo una gestión adecuada de los acreedores:

  1. Organizar la información:

Es importante mantener un registro actualizado de todos los acreedores, incluyendo nombres, direcciones, números de teléfono y detalles del pago. Hacerlo, te mantiene al tanto de los pagos pendientes y las fechas de vencimiento.

  1. Comunicación clara y efectiva:

Debes asegurarte de que la comunicación con los acreedores sea clara, efectiva y respetuosa. Si tienes dificultades para realizar el pago de alguna factura, es mejor informar lo antes posible a tu acreedor y negociar un plan de pagos aceptable para ambas partes.

  1. Cumplir con los plazos de pago:

Una de las acciones más relevantes en la gestión adecuada de los acreedores corresponde a realizar los pagos cumplidamente. Si tienen inconvenientes para realizar el pago de una factura, contacta a tu acreedor, infórmale y entre ambos encontrarán una solución.

  1. Negociar términos de pago flexibles:

En algunos casos, se pueden negociar términos de pago flexibles con los acreedores si estás pasando por una dificultad financiera. Lo que podría incluir una disminución de los pagos o una extensión del plazo para el pago.

  1. Mantener una buena relación:

En todo momento debes mantener una buena relación con tus acreedores, incluso si experimentas dificultades financieras. Esto implica que la relación sea a largo plazo y mantiene una línea de crédito abierta a futuro.

Conclusiones y recomendaciones

Al momento de concluir este artículo, cuentas con la información suficiente para comprender que el concepto de “acreedor” corresponde a un término relevante para cualquier persona interesada en el mundo de los negocios y la contabilidad. 

Siempre debe tenerse en cuenta que los acreedores son personas naturales o jurídicas que proporcionan préstamos, bienes o servicios a cambio de una devolución, pago o una retribución.

Al momento de acudir a un acreedor se debe contemplar el cumplimiento de las obligaciones en los plazos acordados para mantener la reputación de la empresa y obtener futuros créditos sin dificultades.

Una nueva empresa puede encontrar en los acreedores una opción para financiar su inicio. A su vez, una empresa constituida y establecida, encontrará en los acreedores una forma de diversificar sus fuentes de financiamiento.

Si deseas seguir aprendiendo sobre temas relacionados con la contabilidad y el manejo de Excel, te recomendamos leer otras entradas del blog de Excel Para Todos. Recuerda que conocer los conceptos y herramientas te permitirán llevar una correcta gestión financiera personal y empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *