Persona física y moral

Persona física y moral

Los conceptos de persona física y moral se enmarcan dentro del contexto del derecho privado, público y mercantil, por lo que la comprensión de los mismos es de suma importancia a la hora de establecer una empresa legalmente. Además, es a partir del tipo de persona que el ordenamiento jurídico asigna unos derechos y unas obligaciones específicas tanto para los entes individuales como para las organizaciones. 

En este artículo te explicaremos de qué se trata cada uno de estos términos, sus diferencias y te presentaremos algunas recomendaciones a tener en consideración al momento de crear tu empresa o negocio.

¿Qué es una persona física y moral?

Persona física

Una persona física, generalmente llamada persona natural, es un concepto jurídico que identifica al individuo que participa en unas actividades económicas de forma particular. En este contexto, todos los ciudadanos que se encuentran bajo la jurisdicción de un país son personas físicas, aunque cabe destacar que existen dos clasificaciones de este término, las cuales son:

  • Persona física con negocio: es aquel individuo que ejerce como empresario de forma personal y es quien representa, legalmente, al negocio que posee. Algunos ejemplos de este tipo de persona física son los vendedores, comerciantes, asesores y otros trabajadores independientes. 

En caso de que estos incurran en una deuda y sean llamados a declarar en un contexto legal, son ellos mismos, personalmente, quienes deben responder a las exigencias de lo ordenado. 

  • Persona física sin negocio: es una persona que, aunque posee la capacidad de establecer una empresa de manera individual, no es propietario de ninguna. En este conjunto se encuentran la mayoría de ciudadanos, entre los cuales se cuentan los empleados de un negocio. 

A pesar de que estas personas físicas no participen en una actividad económica, deben responder por sus impuestos y declarar renta (en caso de que les sea exigido). Estas obligaciones también deben ser cumplidas por las personas físicas con negocio.

Las obligaciones de las personas naturales entran en vigencia cuando estas cumplen la mayoría de edad o en el momento en que se da inicio a su etapa laboral. Mientras que las personas naturales sin negocio deben responder a unos deberes civiles, aquellas que poseen un negocio cumplen tanto las anteriores como las obligaciones enmarcadas en el derecho mercantil.

Atributos de una persona física 

Los atributos que identifican a una persona física, de acuerdo al ordenamiento jurídico de una nación o el conjunto de normas que deben cumplir los ciudadanos de la misma, son:

  • Nombre y apellidos de la persona.
  • Número de identificación o RUT (Rol Único Tributario o Registro Único Tributario) desde el momento en que se hace propietario de una empresa. Este último es un número de identificación diferente al civil utilizado en las acciones comerciales.
  • Lugar de residencia.
  • Domicilio del negocio.
  • Nacionalidad.
  • Patrimonio: este elemento hace referencia al conjunto de bienes que la persona en cuestión posee (activos), así como las deudas en las que ha incurrido (pasivos).
  • Estado civil.

Estos atributos se conservan desde el nacimiento de la persona hasta la defunción de la misma. Cabe destacar que, después del instante en que el individuo ha nacido, este debe presentar signos de vida y, en ciertos casos, superar las 24 horas de vida.

Regímenes para personas físicas

Los regímenes tributarios son un conjunto de obligaciones fiscales que tanto las personas físicas, con negocio, como morales deben cumplir. Todo individuo que participe en una actividad económica como empresario debe estar suscrito a un régimen específico.

Estas obligaciones fiscales se refieren a unos impuestos tasados o calculados considerando la capacidad económica del individuo, dependiendo de la actividad en la que éste se desempeñe. Por lo tanto, es importante conocer a qué régimen tributario suscribirse, teniendo en cuenta el tipo de negocio del cual se es propietario. Estos regímenes son:

  • Régimen Simplificado de Confianza: en este régimen se encuentran suscritas las personas físicas que desarrollan actividades empresariales y profesionales relacionadas al sector inmobiliario y agrícola. 
  • Régimen de Sueldos y Salarios: las personas que pueden acceder a este régimen son empleados cuyos salarios son fijos y que es la misma empresa la que realiza la retención de los impuestos. Este tipo de régimen se encuentra relacionado con el Régimen de Ingresos Asimilados así como con el Régimen de Honorarios.

Este último se refiere a las obligaciones que deben cumplir los empleados que reciben un pago correspondiente a un trabajo realizado, por lo que no cuentan con un salario fijo.

  • Régimen de actividades empresariales y profesionales: en este régimen se registran todas las personas o individuos que se benefician, de manera independiente, de actividades comerciales. Este es similar al Régimen Simplificado de Confianza, pero abarca todos los sectores económicos.
  • Régimen de incorporación fiscal o RIF: a este régimen pueden acceder las personas que desempeñan, de manera autónoma o no, una actividad económica menor o reducida, como las pymes. Por ejemplo, entre el conjunto de trabajadores que pueden hacer parte de este grupo se cuentan peluqueros, carniceros, conductores y tenderos.
  • Régimen de Arrendamiento: este régimen involucra a las personas naturales que participan en el sector de bienes raíces. Estas obtienen sus ingresos a través del arrendamiento de un inmueble a otras personas, ya sea por concepto de vivienda o por local de negocio.

Es importante resaltar que los anteriores son regímenes específicos de ciertos países, por lo que pueden variar tanto sus nombres como los beneficios que ofrecen. Es necesario, por lo tanto, que cada persona física estudie su caso particular y al régimen al que puede suscribirse, considerando el país en el que se encuentre. 

Ejemplos de personas físicas

Generalmente, todo ser humano que se encuentra bajo la jurisdicción de un país (sin importar su raza, género, edad, entre otras consideraciones) es una persona física. Sin embargo, en particular este término hace referencia a las personas físicas con negocio, por lo que algunos ejemplos de este tipo de persona son:

  • Vendedor: este es el ejemplo más común de este tipo de persona, y se extiende desde el vendedor físico hasta el virtual. Esta persona se encuentra en negocios pequeños como tiendas de cualquier tipo de producto manufacturado por él mismo u obtenido por un proceso de compraventa.
  • Trabajador independiente: estos son profesionales que se desempeñan en diferentes ámbitos de manera particular y por prestación de servicios. Algunos ejemplos de estos son consultores o asesores en materia jurídica, legal o contable; especialistas médicos; arquitectos.
  • Comerciante: estos se enfocan en la comercialización de materia prima o bienes al por mayor, por lo que tienen un relación directa con los vendedores. 
  • Agente de bienes raíces: estas personas se desempeñan en el sector inmobiliario, invirtiendo en bienes raíces y realizando contratos de arrendamiento o venta de los mismos. 

Persona moral

Una persona moral, comúnmente conocida por el término de persona jurídica, es un conjunto de personas u organización identificada mediante un nombre conocido como razón social. Estas sociedades mercantiles desempeñan una actividad económica en específico y realizan acciones comerciales a una mayor escala, respecto a las personas naturales.

El término moral o jurídico se refiere a que el ente no existe físicamente, sino de manera institucional. Esto se debe a que, en realidad, las personas morales están conformadas por personas naturales, por lo que se hace necesario que todo el grupo sea considerado como una unidad a la hora de realizar acciones mercantiles.

A pesar de que las personas morales se desempeñen en actividades económicas, estas pueden no tener un objetivo económico en específico, por lo que, a menudo, se hace la diferencia de persona moral con ánimo de lucro y persona moral sin ánimo de lucro.

Las personas morales se dividen en diferentes tipos de sociedades, dependiendo del Código de Comercio de cada país. En general, esta clasificación parte de dos consideraciones: el tipo de capital del que dispone la empresa (capital social, variable o contable) y el tipo de constitución de la misma.

Atributos de las personas morales

La constitución de una persona moral supone la definición de los siguientes atributos:

  • Nombre comercial: es el nombre por el cual se conoce la empresa comúnmente. Este suele ser simple o fácilmente identificable, pues busca que el público en general lo reconozca inmediatamente.
  • Razón social: es el nombre que se utiliza para representar a la empresa en contextos comerciales y legales, por lo que incluye el tipo de sociedad de la misma en forma abreviada.
  • Nacionalidad.
  • Rol Único Tributario (RUT).
  • Domicilio de la empresa.
  • Patrimonio: este está constituido por la suma de los bienes que poseen cada uno de los individuos que dirigen a la empresa.

Regímenes para personas morales

  • Régimen general: en este se encuentran registrados todas aquellas personas morales cuyas prácticas están enfocadas en la producción de bienes y servicios comercializables, con el fin de obtener ganancias a través de los mismos. 
  • Régimen de Personas Morales con Fines No Lucrativos: se refiere al conjunto de impuestos y obligaciones fiscales que deben cumplir las personas morales que, aunque desempeñen una actividad económica o no, su fin no es obtener ganancias económicas.

Ejemplos de personas morales

Algunos ejemplos de este tipo de personalidad jurídica son:

  • Organizaciones sin fines de lucro: estas se enmarcan dentro de los tipos de proyectos sociales, pues buscan generar un beneficio hacia la sociedad. En este tipo de organizaciones se cuentan organizaciones de derechos humanos, ambientales, gubernamentales y de estandarización de normas. 
  • Organizaciones con fines lucrativos: en este tipo de organización se pueden mencionar los siguientes ejemplos:

Un restaurante, cuyos dueños se encuentran unidos por lazos familiares, se puede constituir legalmente como una persona moral, pues todos los miembros de la familia participan activamente en las decisiones de la empresa.

Los bancos y las firmas de valores son personas morales constituidas tanto por una junta directiva como por unos accionistas, cuyo porcentaje de acciones les permite hacer parte de la toma de decisiones importantes dentro de la empresa. Esta práctica se extiende a un gran rango de negocios, incluyendo empresas de tecnología, moda, alimentos, entre otras.

Diferencia entre persona física y moral

El ordenamiento jurídico de un país diferencia entre personas físicas y morales, los cuales constituyen los entes que conforman a la nación y participan en sus actividades, tanto internas como externas. Por lo tanto, es importante conocer sus diferencias al momento de comprender los derechos y obligaciones de cada tipo.

  • Las personas físicas se identifican por un nombre propio, constituido por un nombre y unos apellidos. Por otra parte, el nombre por el que se identifica a las personas morales se conoce como razón social, la cual debe incluir el nombre formal de la empresa y su tipo de sociedad.
  • Los impuestos exigidos por los regímenes a los que se pueden suscribir las personas físicas son menores que aquellos que hacen parte de la normativa de los regímenes de las personas morales. Esto se debe a que las primeras generan menos ingresos que las últimas y, por lo tanto, su capacidad de pago es menor.
  • Las personas físicas son individuales. Por otra lado, las personas morales son conjuntos de personas físicas que desempeñan una actividad económica colectivamente.
  • Las personas físicas son totalmente autónomas respecto a las decisiones que tomen, y las consecuencias de las mismas recaen, únicamente, en ellas. Por el contrario, las personas morales deben llegar a un acuerdo entre las partes para tomar una decisión legalmente. 

Responsabilidades y limitaciones

Las actividades realizadas por las personas físicas y morales están regidas por una serie de obligaciones cuyo incumplimiento puede provocar un conflicto legal. Además, es importante tener en cuenta que estas personalidades también tienen ciertas limitaciones al momento de emprender una acción. A continuación veremos cada una de las responsabilidades y limitaciones a considerar, según el tipo de persona:

Respecto a las personas físicas, estas deben cumplir las siguientes responsabilidades: 

  • Deben registrar sus ingresos y gastos en sus libros de contabilidad diarios, así como en el libro mayor.
  • Declarar renta ante el ministerio de Industria y Comercio de manera anual.
  • Actualizar el RUT cada vez que se realice un cambio.
  • Renovar anualmente el registro mercantil.
  • Responder por las deudas en que se incurra en los tiempos estipulados. 

En cuanto a sus limitaciones, se pueden mencionar:

  • Tienen menos posibilidades de acceder a préstamos bancarios, debido a que no cuentan con una capacidad de pago considerable que respalde al mismo.
  • El capital invertido es menor pues depende del patrimonio de una sola persona.
  • Si el propietario no está presente o no se encuentra desempeñando personalmente las actividades económicas correspondientes, el funcionamiento del negocio se interrumpe.

Por otra parte, las personas morales deben considerar la siguiente normativa a la hora de constituirse como tal:

  • Todos los propietarios del negocio deben responder por las deudas en las que el mismo incurra, respaldando el préstamos con sus patrimonios.
  • La responsabilidad de los delitos cometidos por las personas naturales propietarias recae, directamente, sobre la persona moral en su conjunto. Esta relación es recíproca.
  • Pagar los impuestos según el régimen al que pertenezca. 
  • Declarar renta del patrimonio de la misma.
  • Informar sobre el NIT, la dirección y la actividad económica que desempeña.
  • Llevar a cabo un registro constante de los inventarios. 

Finalmente, sus limitaciones son:

  • Las personas morales no pueden cambiar la actividad económica que desempeñan fácilmente, pues se debe realizar un proceso de modificación de la misma que depende de la decisión de todos los propietarios de la empresa, entre otras consideraciones.
  • Las decisiones presentan ciertas limitaciones, dependiendo si los propietarios están en desacuerdo con alguna de ellas.
  • La repartición de utilidades y beneficios es limitada, pues depende de la cantidad de personas que sean propietarias de la empresa.

Ventajas y desventajas de cada una

De igual manera, constituirse como persona física o moral puede traer consigo ciertas ventajas y desventajas que hay que tener en consideración. En primera instancia, veremos las ventajas de las personas físicas:

  • El proceso de constitución es sencillo y no requiere de muchos trámites.
  • No requiere de la presentación de una gran cantidad de documentos contables que respalden al negocio.
  • Se puede constituir a partir de un pequeño capital. 
  • En caso de que los objetivos establecidos de manera previa no se puedan cumplir, se puede modificar la actividad económica del negocio fácilmente.
  • El propietario tiene la capacidad de decidir si el negocio debe ser liquidado. 
  • Brinda una mayor autonomía frente a las decisiones y estrategias a implementar económicamente 
  • Los regímenes tributarios benefician a este tipo de persona a través de la reducción de las tasas de impuestos.

No obstante, también se deben tener en cuenta la siguientes desventajas:

  • La probabilidad de acceder a un préstamo es menor, pues no cuenta con la capacidad económica necesaria ni los ingresos para respaldar la solicitud.
  • El capital es reducido.
  • La continuidad de los procesos productivos y comerciales dependen de la disponibilidad del propietario.
  • Todas las responsabilidades legales y fiscales recaen, exclusivamente, en el propietario. 

Algunas de las ventajas que trae consigo el constituirse como persona moral son:

  • La respuesta a las diferentes obligaciones que debe cumplir la persona moral es más asumible, pues todos los propietarios de la misma pueden trabajar en conjunto para generar los ingresos necesarios para realizar sus respectivos pagos. 
  • Cuenta con un respaldo económico mayor.
  • Pueden acceder a préstamos fácilmente, debido a que los propietarios pueden respaldar a los mismos con la suma de sus bienes individuales. 
  • Pueden participar de licitaciones públicas sin muchas restricciones.

Asimismo, esto puede traer consigo las siguientes desventajas:

  • En el momento de la creación o constitución de la empresa se presentan mayores dificultades, pues requiere de la tramitación de diferentes documentos contables que validen la capacidad de las personas detrás de la empresa de realizar sus pagos.
  • La administración puede presentar diversos conflictos durante el desarrollo de las actividades económicas.
  • La liquidación, modificación y venta de la misma presenta mayores restricciones.

Cuadro comparativo de los atributos de las personas físicas y morales

El siguiente cuadro comparativo te puede ayudar a comprender algunas de las diferencias más importantes respecto a los atributos de los distintos tipos de personalidad jurídica.

Persona físicaPersona moral

Es una persona que se desempeña en una actividad económica de manera individual.
Es una empresa u organización con unos fines, lucrativos o no, específicos. Está conformada por un grupo de personas que trabajan colectivamente.
Se identifica mediante un nombre y unos apellidos.Se identifica mediante un nombre comercial (respecto al público general) y una razón social (en cuestiones formales).
Debe especificar su lugar de residencia, así como el lugar en que desempeña su actividad.Debe especificar los lugares en donde desarrollan sus actividades económicas. En caso de que estas se realicen en diferentes lugares, se debe aclarar.
Es autónoma.Las decisiones dependen del acuerdo entre las partes que la conforman.
La capacidad de obrar se adquiere en el momento en que se cumple la mayoría de edad.La capacidad de obrar se adquiere en el momento de su constitución. 
El patrimonio está compuesto por los bienes que posee ella misma.El patrimonio es colectivo, pues considera todos los bienes que poseen cada una de las personas que hacen parte de la misma.
Los prefijos del RUT son diferentes. Esto depende del país al que pertenezcan.Los prefijos del RUT son diferentes. Esto depende del país al que pertenezcan.

¿Cuál es la mejor opción para mi negocio?

A partir de lo anteriormente explicado, se pueden tomar en consideración los siguientes puntos, al momento de decidir si constituir tu empresa como persona física o como persona moral:

  • En caso de que se desee tener una mayor autonomía sobre las decisiones del negocio, es recomendable constituirse como persona física con negocio. Esto aplica si tu emprendimiento no requiere considerar una gran cantidad de aspectos que supongan un riesgo para el funcionamiento continuo del mismo. 

En caso contrario, si se trata de una empresa compleja, la dificultad de administrar los procesos llevados a cabo aumenta considerablemente, y las responsabilidades son mayores. Aquí, te puedes inclinar más a establecer al negocio como una persona moral.

  • Si tu capital es reducido y no encuentras socios que puedan aumentar al mismo, es recomendable permanecer como persona física con negocio, pues puedes acceder a regímenes con menores tasas de impuestos que las personas físicas. 

Sin embargo, en caso de que sea necesario que tu empresa cuenta con un gran capital y debas solicitar un préstamo, es más probable que este sea aceptado si la empresa se trata de una persona moral.

  • Puedes tener mayor flexibilidad al ser una persona natural con negocio, pues esto te permitirá cambiar la actividad económica de la empresa, así como sus objetivos, fácilmente. 

Estas son solo algunas consideraciones que debes tener en cuenta a la hora de constituir tu empresa como cualquier de las personalidades jurídicas aquí descritas. Gran parte de esta decisión depende de la actividad económica que desees desempeñar, así como los objetivos que has planteado. Sin embargo, es importante destacar la capacidad que posees para responder por las obligaciones de tu negocio.  

Conclusiones y recomendaciones

Uno de los principios legales más importante dentro del marco del derecho es: el desconocimiento de la ley no exime a las personas del cumplimiento de la misma. Las obligaciones y derechos de las distintas personalidades jurídicas se deben comprender claramente para emprender cualquier tipo de acción comercial y evitar errores y posibles problemas ante la ley. 

Tanto las personas físicas como morales pueden acceder a diferentes beneficios que se deben considerar de manera previa a la constitución de una empresa, así como los deberes que rigen las actividades económicas a desarrollar.

La aplicación de cualquiera de estos términos en un contexto real depende, en gran medida, de un pleno conocimiento de otros conceptos de igual importancia. Por esta razón, te recomendamos visitar nuestro blog, donde encontrarás otros artículos relacionados al ámbito de la contabilidad, las finanzas, los negocios y la economía en general.

En Excel Para Todos nos dedicamos a ofrecer las mejores herramientas para que desarrolles tus tareas fácilmente y sin necesidad de emplear demasiado tiempo en las mismas. Por ello, te recomendamos visitar nuestros cursos de Excel, con los cuales podrás aprender en poco tiempo cómo utilizar este programa en cualquiera que sea el área en el que te desempeñes. De igual manera, te puede interesar echar un vistazo a nuestras plantillas gratuitas y premium de Excel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *